Al comenzar el año todo son proyectos de buenas intenciones, planificando aquello que hemos dejado por cumplir y queremos retomar, como adelgazar, cambiar de empleo, reformas en el hogar, limpiar los armarios, estudiar, más tiempo de ocio, viajar…

Este inicio viene arrastrando el miedo y desastres ocasionados por el que ya hemos dejado atrás, incertidumbre y poco halagüeño ante tantas pérdidas de empleo, familiares, seres queridos y demás.

¿Realmente todo volverá a ser igual que antes?

A mi modo de ver, desde ya, es diferente.

Habrá que adaptarse a los cambios, la ciencia y la tecnología será el principal motor con revoluciones extraordinarias, a velocidad vertiginosa, -nos hemos visto obligados a ello-. Como también en recular ante la estrepitosa velocidad en la que habíamos convertido las rutinas diarias de cada una de nuestras vidas, interiorizar y volver a los orígenes, más momentos en familia, más tiempo para permanecer en ti mismo, leer, meditar, cuidar de los tuyos, etc. Beneficiando de manera curiosa a la naturaleza y resto del ecosistema.

“La verdadera profesión del ser humano, es encontrar el camino hacia sí mismo”

Hermann Hesse

 

Bombardeados por emociones y sentimientos que en mucho de los casos, al obligarnos a salir de nuestra zona de confort o seguridad, hemos podido percibir, incluso los más seguros, rectos y decididos, han tambaleado hasta el borde del abismo.

Es curioso como en estos meses, todo aquello o bases construidas se han venido abajo, incluso en torres más altas, que idolatrábamos, como iconos de éxito, heroínas, gigantes intocables. “Nos dimos cuenta que todos somos uno, iguales y que ya no servían parte de los buenos consejos, técnicas, maestrías, porque hasta para ellos sus castillos, se vieron desplomados.

Es tiempo de poner cimientos nuevos, reinventarse, hoy más que nunca deja de ser un tópico:

 “Año Nuevo-Vida Nueva”

 

Aunque no deja de ser mi opinión personal, los momentos de turbulencia, desastres ecológicos, tormentas, son ideales para volver a crear, aun cuando deje atrás fatídicas consecuencias, cosa que lamentamos y que a nadie le gusta vivir o experimentar, y más si te toca de manera muy dura.

“Algunos cambios parecen negativos en la superficie, pero te darás cuenta de que se está creando espacio en tu vida para que algo nuevo emerja”

Eckhart Tolle

Pero hay que prestar atención, porque se puede hacer bien o por el contrario, errar en más de lo mismo, en nuestras manos está.

Hace unos días, tuve que hacer una cola inmensa en la calle, para poder entrar como muchos de los individuos que estábamos allí, para la realización del Test Covid, en uno de los laboratorios habilitados para ello, obligados por sanidad para poder desplazarte con tus familiares a otro extremo del país. Tres horas a intemperie, un grado de temperatura, el frío calaba hasta los huesos, cuando al final llegó mi turno, un grupo de sanitarios-as y administrativos vociferaban dando órdenes, de muy malas formas nos atendían,  metiendo prisa, incómodas respuestas y con el menor indicio de empatía o mejor dicho, … “Humanidad”.

¿Si no aprendemos de lo ocurrido, de qué habrá servido?

De alguna manera no podemos alejarnos o dar de lado a lo más elemental, reside en el interior de cada uno, coordinado con la calidad de nuestros pensamientos e intenciones.

Por lo tanto es el momento para mejorar  y comenzar los proyectos para este Nuevo Año con acciones bien dirigidas y mentalidad más reforzada.

Es tiempo para recordarte a ti mismo…

  1. No existe una única verdad. Pluralidad y relatividad pueden hacer cambiar cada experiencia. No sueltes las velas de tu barco por ver como saltan otros al mar, intenta mantener la calma, pensar con más fluidez, sin dejarte arrastrar por la negatividad o la depresión, lo que escuchas, ves o recibes de otras fuentes. Obtén tus propias conclusiones.
  2. El futuro es ahora. Todo es imprevisible e incierto, lo único que puede predecirse, es el momento presente, vive con intensidad y aprecia los instantes. Haz de tu futuro un mejor presente.
  3. Humanos somos. Permite experimentar la vida como viene, (miedos, frustración, rabia, desnudez) también forman parte de ti, aprende de ellas y de sus mensajes ocultos, ¿qué te quieren decir? y ¿qué debes modificar?
  4. Los excesos de juicios y etiquetas, las valoraciones de lo que está bien y lo que está mal, en ocasiones nos convierte en jueces y verdugos, excluimos e intentamos también manipular, para que otros nos apoyen en nuestro cometido. Detrás de cada rostro hay una historia que contar, intenta ver más allá, quizás te llegue a sorprender.

Es interesante como en un momento de la vida alguien te repele y años más tarde se convierte en tu mejor aliado.

  1. Estar alineado. Mente, corazón, espíritu. La mente funciona mejor cuando vibra en concordancia y actúa a través del corazón. Te mantiene imperturbable ante el caos externo, bullicio, la agitación, actúan por separado, porque permaneces sereno, estable en tu interior. Una mente integrada, más unificada.
  2. Da pie a tu imaginación, saca de ti, al niño-a interior. Tienes la capacidad de crear, es el momento perfecto para explorar nuevas habilidades, dejar de pensar que no eres útil y fomentar aquellos atributos que tienes y en ocasiones no dejas ver. Todas las creencias que habías recibido hasta ahora posiblemente se hayan quedado obsoletas, es momento de dar un giro y empezar a tener más confianza en ti.
  3. No olvides tú por qué. Cuando vuelvas a tus viejos hábitos y pongas excusas para hacerlo, refresca tu mente obnubilada, vuelve a poner orden, focaliza, recuerda el verdadero motivo e importancia que tiene. Enseña a tu mente.
  4. Detrás de un fracaso puede esconder una bendición. No te dejes llevar por la incomodidad o por la falta de cumplir con los sueños y objetivos, al fin de al cabo son ideales creadas por el ego y la mente, aquello por lo que nos obstinamos, veces no es lo mejor, quizás sólo pretenden enseñarnos que el camino elegido, no es el más adecuado.
  5. El mundo no cambia, sólo cambias tú. El cambio debe venir de ti, no quieras ver fuera lo que mendigas dentro.

 

Como ya dijoTolstoi:

“Todo el mundo piensa en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”

 

  1. Hacer, desde el no hacer. El movimiento es necesario para mover la energía, pero solemos confundir que para conseguir la felicidad debemos estar haciendo constantemente, sin parar, realización y obtención. Para y observa, vuélvete más consciente, respira, permite que suceda y como siempre, aprende.
  2. Sé Fénix. Los movimientos son necesarios. Es nuestra capacidad de adaptación a los cambios lo que determina en qué medida nos afecta. (Puedes aprender un poco más sobre ello aquí).

 

 

Existe una nueva oportunidad cada día cuando amanece, cada minuto que pasa es un instante nuevo de aire y creación, cuando podemos ver el sol o sonreír, aún, incluso cuando las circunstancias las limitan, ”Nos permite Ser”. Nuestro compromiso para este nuevo año es … “Ser más Conscientes”.

 

Es tu turno, déjame tu comentario wink

Compartir en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido !!